El árbol de la vida

De las armas a las almas hay solo una letra. Y así lo sabían en Mozambique, país por el que pasaron millones de armas de todo tipo durante su guerra civil entre 1976 y 1992. Las mismas armas que se cobraron cerca de un millón de vidas y mutilaron el alma del país en general.

En 2004, cuatro artistas mozambiqueños del proyecto “Transformig arms into tools” fueron los encargados de construir este monumento a la vida, a la paz y a la esperanza.

El árbol de la vida respira ahora bajo la luz artificial de una sala del Museo Británico.

Anuncios